De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

lunes, 22 de marzo de 2010

Explicación de la última cartelera.

Ricardo Villalba nos explica el significado de la última cartelera.

“Esta última cartelera se entiende en el marco de las dos anteriores. Con Gregory, que colabora también en el armado y elaboración, dijimos que la cuaresma es un camino muy importante que apunta hacia la Pascua, o sea, que las carteleras tenían que ser como los pasos hasta llegar hasta ahí, hasta la Pascua de Cristo. Eso implicaba que las carteleras tuvieran una continuidad, y al mismo tiempo, el impacto de cuestionarnos a nosotros; que no fuera simplemente como un afiche sino que fuera también como un instrumento para potenciar nuestra vida interior, iluminar el momento espiritual que estamos pasando, ayudar a rezar, y dar elementos para meditar nuestra vida; con eso creo que estaríamos logrando uno de los objetivos más lindos y ambiciosos que nos pusimos.

Haciendo como un pequeño raconto, en la primera cartelera quisimos
empezar como con un impacto fuerte. Entramos en la cuaresma, pero, ¿qué es la cuaresma? Esto lo simbolizamos con un signo de interrogación formado por imágenes de desesperanza, los aspectos más negativos de nuestra humanidad, nuestros pecados, y de a poco se iba viendo como un camino de esperanza, pero que terminaba con una pregunta: cuaresma, ¿y después qué?, y esa pregunta iba dirigida a nosotros, qué es para nosotros la cuaresma.

Ya en la otra cartelera, la segunda, tratamos de reflejar t
odo eso en una historia que mostraba cuando muchas veces idolatramos caídas, pecados, cosas que al final nos van alejando del verdadero centro de nuestra vida, del único camino para nuestra plenitud que es Jesús. Que la cuaresma sea también como el reflejo de eso, de caer en conciencia -que eso es el último cuadro- cuando se cae en conciencia y tiene que separarse de todas las estructuras que uno arma para más o menos estabilizarse, lo cual lo deja como confundido, desolado, que es un poco el sentir de la cuaresma, un poco de desolación, caminar por el desierto, pero con el sentido de búsqueda, de buscar en el corazón. En el último cuadro de esa cartelera el personaje iba caminando como solo, meditando, entrando en crisis, ese combate con el “hombre viejo”, y en esta última cartelera nosotros pusimos el cuadro siguiente a esa historia. En ese mismo desierto, dejando atrás todos esos ídolos que uno se había construido, se puede ver el interior de ese personaje, que sería como un reflejo de nosotros, como un ideal, creo que es lo que todos más o menos estamos rezando, en nuestro corazón: el anhelo de vivir la Pasión, que va hasta la Cruz, una Cruz que después lleva a la Resurrección, y en el camino del desierto el Señor nos alimenta, como al Pueblo de Israel cuando también le tocó caminar por el desierto, con maná que es signo de bendición, de que Dios se ofrece, de que Dios alimenta a su Pueblo, y es un alimento que lo ayuda a poder seguir caminando hasta la Pascua. Ese maná que nosotros tratamos de significar también son nuestras plegarias, son como nuestra comunicación con Dios, la necesidad de la fe y el anhelo de que el Señor nos asista y nos ayude a convertirnos.

Quisimos que la cartelera fuera interactiva, de que la estuviéramos reflexionando todos. En esta última cartelera le preguntamos a algunos de nuestros hermanos de seminario sobre qué era para ellos la cuaresma y cómo la estaban viviendo. Para mí fue muy fuerte ver los testimonios y poderlos poner, porque reflejan lo que todos estamos viviendo, nuestro límite humano, de que uno no la vive como la quisiera vivir, pero bueno, somos eso, y eso es también nuestra oración, ese también es nuestro anhelo, dejarnos convertir día a día.

Como camino estamos meditando la que viene que va a ser más apuntando a la semana santa, y es el camino del corazón, vamos entrando en intimidad de ese personaje que es uno de nosotros, que es un cristiano, vamos entrando en su corazón y en ese corazón vamos a encontrarnos con Cristo que se entrega que es al que estamos siguiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.