De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

sábado, 27 de marzo de 2010

Testimonios vocacionales: Gonzalo Genta.


Gonzalo es originario de Bella Unión, donde vivió hasta los 16 años. Terminó el liceo en Salto, y a partir de los 18 años pasó a vivir y estudiar en Montevideo, donde tuvo las experiencias más significativas en la fe. Estudió dos años Ingeniería en computación, y a partir del 2000 pasó a estudiar Bioquímica en la Facultad de Ciencias, carrera en la que acaba de recibir la licenciatura. A partir de su llegada a Montevideo comenzó a participar en la pastoral con los hermanos capuchinos, con quienes compartió esta experiencia durante 6 años. Dio catequesis de niños, participó de los grupos de jóvenes migrantes de Salto y Tacuarembó. Realizó su discernimiento vocacional durante 6 años con el P. Pablo Bonavía, quien le enseñó a vivir y valorar su ser laico, disfrutando de su experiencia de trabajo y estudio. Actualmente se encuentra cursando su primer año de filosofía, y realiza su actividad pastoral en la Pquia. "San Cayetano". Comparte ahora su testimonio con nosotros.

"Quisiera compartir un poco mi sueño de ser sacerdote.

En estos tiempos que vivimos, en el siglo XXI, ¿por qué, para qué ser sacerdote?

Yo creo que, por supuesto, es un llamado de Dios, como muchas vocaciones que hay, al matrimonio, a la vida consagrada. Para mí, ser sacerdote significa la posibilidad de ayudar a mucha gente, de servir a la humanidad.

¿Por qué vale la pena renunciar a tantas cosas como formar una familia para ser sacerdote?

Creo que se necesita. Se necesitan personas que puedan dejarlo todo para escuchar a los demás, para también compartir o acercar la Palabra de Dios a través de la evangelización, estar cerca de los más pobres, de los más olvidados, más cerca de la familia, de los jóvenes. Jesús vivió hace muchos años y entregó la vida por nosotros; creo que el sacerdote también puede, a su manera, entregar su vida por todos tratando de construir juntos la gran familia humana, un mundo más fraterno, más solidario".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.