De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

sábado, 5 de mayo de 2012

Admisión a las Sagradas Órdenes del Seminarista Nicolás Abreu

El pasado domingo 29 de abril, domingo del Buen Pastor, Minas de Corrales se vistió de fiesta y recibió a casi mil personas de casi todas las zonas pastorales para celebrar el Día de la Diócesis de Tacuarembó.
En ese clima festivo fue admitido a la Sagrada Órden del diaconado y del prebiterado el seminarista Nicolás Abreu.
Nicolás es oriundo de la ciudad de Paso de los Toros, e ingresó a nuestro seminario en el año 2008. Actualmente,terminado su primer año de Teología en la Facultad de Teología del Uruguay "Mons. Mariano Soler", realiza su año pastoral, viviendo en Rivera y compartiendo con dicha comunidad su fe y su actividad pastoral.
Nos unimos a la oración por Nico para que siga fiel y perseberante. Como siempre seguimos rezando para que no falten vocaciones en nuestra Iglesia uruguaya.

martes, 1 de mayo de 2012

NUEVO SACERDOTE PARA LA DIÓCESIS DE SAN JOSÉ DE MAYO

ORDENACIONES EN MONTEVIDEO

El Domingo 29 de abril en la Catedral Metropolitana de Montevideo, por la imposición de mano y la plegaria de ordenación, fue ordenado sacerdote el diácono Javier Peralta, de la familia salesiana, y también fue ordenado diácono el seminarista Mauro Fernández, ex alumno de nuestra casa de formación.
Compartimos con ustedes, queridos lectores, un fragmento de la acción de gracias que Mauro realizó al final de la celebración, donde rezó una oración que el compuso a modo de poema: No soy más que un instrumento, un pecador redimido. Que a impulsos del Espíritu, va buscando lo Divino. Fui alcanzado, fascinado, fui salvado y encantado. Más hoy, por tu gracia es que tiendo a ir tras tus huellas y tu Reino. Buscador del absoluto, supe perderme no en lo eterno. Pero tu incondicional amor de Padre, salió corriendo a mi encuentro.. Mucho me cabe esperar, más poco te podré dar. Si es por ti que todo lo tengo, si es por ti que todo lo pierdo. Pero mi perdida es ganancia, es manantial en el yermo. Si al ir, iré llorando, al volver, volveré cantando. Gracias Jesucristo, amigo de santos y pecadores. Gracias por tu elección, que aunque del todo no comprendo, sabes que aquí está tu siervo. Busco ser tu amigo, busco ser tu instrumento. No me dejes pastor y amigo, Pues de tu amor es que me sustento. Amén