De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

lunes, 8 de julio de 2013

Mensaje del Papa Francisco a los Seminaristas, Novicias y Novicios, y todos los que están en camino vocacional

Tomado de Zenit.

Ciudad del Vaticano 06 de julio del 2013


Imagen de entreyparaseminaristas.com
Francisco encontró a seminaristas, novicias y vocaciones en camino
Profundizó: cultura de lo provisorio, motivos de alegría del cristiano, pobreza, castidad, fecundidad pastoral y pidió vida coherente y devoción a la Virgen
Ciudad del Vaticano, 06 de julio de 2013 (Zenit.org) H. Sergio Mora | 2194 hitos

El santo padre Francisco encontró hoy en el aula Pablo VI más de seis mil seminaristas novicias y personas en camino vocacional, provenientes de 66 países en el marco del Año de la Fe. En un ambiente de mucho entusiasmo e interrumpido frecuentemente por aplausos el papa Francisco no dejó de abordar los temas más diversos incluidos algunos espinosos.

La cultura de lo provisorio

“Mons. Fisichella me dijo, no se si será verdadero, que todos ustedes tienen el deseo de consagrar su vida para siempre a Cristo” dijo el papa que suscitó fuertes aplausos. “Ustedes ahora aplauden porque es tiempo de bodas, pero cuando termine la luna de miel ¿qué sucederña?”. Recordó que un seminarista decía “quiero servir a Cristo por diez años” y después iniciar otra vida.

“También nosotros estamos bajo la presión de la cultura del provisorio”, recordó, me caso mientras dure el amor, soy monja o religioso pero no se que pasará. “Esto no va con Jesús” reiteró. Reconoció que “una elección definitiva hoy es más difícil que en mis tiempos! Porque “somos víctimas de una cultura de lo provisorio”, e invitó a reflexionaran sobre como “no aceptar esta cultura”.

Y sobre el tema recordó una poesía en español: “Esta tarde Señora la promesa es sincera, pero por las dudas no te olvides las llaves afuera”. Y alertó que “si uno deja siempre la llave afuera no va, tenemos que aprender a cerrar la puerta desde adentro”. Y recomendó que si no estoy seguro me tomo un tiempo y comunicando con Jesús, “cuando me siento seguro cierro la puerta”.

La alegría

Comentando la alegría que se encontraba en la sala se preguntó: ¿La alegría de un seminarista nace de haber ido a bailar el fin de semana con los amigos? O se centra en el tener, por ejemplo en tener el último modelo de smart phone, o el escooter más rápido. El auto que se hace notar, “les digo verdaderamente, a mi me hace mal cuando veo a un cura o una monja con un auto último modelo. ¡No se puede!. El auto es necesario, pero uno más humilde “y si te gusta un auto lindo “piensa solamente a cuantos niños en el mundo mueren de hambre”.

Precisó que la verdadera alegría no viene del tener, pero del encuentro de las relaciones con los otros, del sentirse amados y comprendidos. Porque la alegría nace de la gratuidad de un encuentro. La alegría “del encuentro con Jesús” y de “sentirse amados por Dios”.

“Cuando uno se encuentra --prosiguió el santo padre-- con un seminarista o una novicia demasiado triste uno piensa algo aquí no funciona, porque falta la alegría del Señor, que lleva el servicio, del encuentro de Jesús que te lleva a encontrarse con los otros” y mencionó el dicho de santa Teresa “Un santo triste es un triste santo”. E invitó a no ser de esos “con cara de pepinos en vinagre”.

Fecundidad pastoral y celibato

El papa indicó: “Un cura o monja sin alegría es triste” e indicó un problema de insatisfacción. Profundizó que es un problema de celibato, porque los religiosos tienen que castos y al mismo tiempo fecundos, porque tienen que ser padres o madres de la propia comunidad.

Coherencia y autenticidad

El santo padre subrayó además la importancia de la coherencia y autenticidad, recordó como Jesús apaleaba a los hipócritas y la doble faz. “Si queremos jóvenes coherentes seamos nosotros coherentes” dijo.Hacer como san Francisco, recordó el santo padre, porque él invitaba a enseñar el evangelio, también con la palabra. O sea principalmente con la autenticidad de vida.

Pobreza

“En este mundo en que la riqueza hace tanto mal es necesario que nosotros seamos coherentes con nuestra pobreza”. Cuando se ve que una institución o una parroquia piensa primero al dinero, no hace bien, es una incoherencia. Porque “es en nuestra vida que los otros tienen que leer el evangelio”.

Transparencia con el confesor

Y el papa preguntó ¿hay aquí en el aula alguien que no haya nunca pecado? E invitó a tener transparencia con el confesor “y no tengan miedo de decir, padre he pecado”. Porque “Jesús sabe la verdad y te perdona siempre pero quiere que le digas lo que Él ya sabe”. Qué triste, constató, “cuando un sacerdote o monja peregrina en los confesionarios para esconder su verdad”.

Preparación en diversas dimensiones de la vida

El pontífice invitó a prepararse culturalmente “para dar razón sobre la fe y la esperanza”. El contexto en el que vivimos “nos pide dar las razones, no dar nada por descontado”, dijo.

Vida comunitaria

Una preparación que una las diversas dimensiones de la vida, en particular la “vida espiritual, intelectual, apostólica, la vida comunitaria”. Y precisó: “Es mejor el peor seminario que ningún seminario, porque es necesario la vida comunitaria”.

No hablar mal de los otros

Recordó también las relaciones de amistad y fraternidad y del daño de los 'chismes' en una comunidad. Y esto en nuestro mundo clerical y religioso es común. También yo caí en eso, tantas veces y me avergüenzo de esto, no está bien, el ¿has oído? Es un infierno eso en una comunidad. Si tengo un problema con alguien se lo digo de frente y no por detrás.

Una vez una monja me dijo que había hecho la promesa al Señor de nunca hablar mal de los otros. Y si hay que decirlo hacerlo al superior. Nunca a quien no puede ayudar. Fraternidad.

Advirtió además del peligro de dos extremos: “sea el aislamiento que la disipación “ y que la verdadera amistad evita esto.

Dos dimensiones: trascendencia y el prójimo

“Salgan ustedes para predicar el evangelio y para encontrar a Jesús” dijo. Una salida es la trascendencia y la otra es hacia los demás para anunciar a Jesús. Una sola no va.

Y recordó a madre Teresa de Calcunta que “no tenía miedo de nada”, porque esa monja se arrodillaba dos horas delante del Señor”.

Una Iglesia más misionera

Querría una iglesia más misionera y menos tranquila. Y recordó su emoción al saludar a religosos que están en lugares de evangelización. Den la contribución a una Iglesia fiel al camino de Jesús. No aprendan de nosotros, ese deporte que los viejos practicamos muchas veces, el del lamento, el culto de la diosa lamentación.

Y dio algunos consejos finales: Sean capaces de encontrar a las personas más desaventajadas; no tengan miedo de ir contra corriente; recen el rosario; tengan a la Virgen con ustedes en vuestra casa como el apóstol san Juan y recen también por mi, que soy un pobre pecador pero vamos adelante. Y concluyó invitando a no ser “ni solterones ni solteronas” sino a tener fecundidad apostólica.

Para ver el texto completo en italiano haga click aquí.

Homilía del Papa Francisco a los seminaristas, novicios y novicias.

Tomado de Radio Vaticano.

Texto completo de la homilía del Santo Padre Francisco:

Imagen tomada deentreyparaseminaristas.com
"Queridos hermanos y hermanas:
Ya ayer tuve la alegría de encontrarme con ustedes, y hoy nuestra fiesta es todavía mayor porque nos reunimos de nuevo para celebrar la Eucaristía, en el día del Señor. Ustedes son seminaristas, novicios y novicias, jóvenes en el camino vocacional, provenientes de todas las partes del mundo: ¡representan a la juventud de la Iglesia! Si la Iglesia es la Esposa de Cristo, en cierto sentido ustedes constituyen el momento del noviazgo, la primavera de la vocación, la estación del descubrimiento, de la prueba, de la formación. Y es una etapa muy bonita, en la que se ponen las bases para el futuro. ¡Gracias por haber venido!
Hoy la palabra de Dios nos habla de la misión. ¿De dónde nace la misión? La respuesta es sencilla: nace de una llamada que nos hace el Señor, y quien es llamado por Él lo es para ser enviado. ¿Cuál debe ser el estilo del enviado? ¿Cuáles son los puntos de referencia de la misión cristiana? Las lecturas que hemos escuchado nos sugieren tres: la alegría de la consolación, la cruz y la oración.
1. El primer elemento: la alegría de la consolación. El profeta Isaías se dirige a un pueblo que ha atravesado el periodo oscuro del exilio, ha sufrido una prueba muy dura; pero ahora, para Jerusalén, ha llegado el tiempo de la consolación; la tristeza y el miedo deben dejar paso a la alegría: “Festejad… gozad… alegraos”, dice el Profeta (66,10). Es una gran invitación a la alegría. ¿Por qué? ¿Cuál es el motivo de esta invitación a la alegría? Porque el Señor hará derivar hacia la santa Ciudad y sus habitantes un “torrente” de consolación, un “torrente” de consolación, tan lleno de consuelo, un torrente de ternura materna: “Llevarán en brazos a sus criaturas y sobre las rodillas las acariciarán”. Cuando la mamá pone al niño sobre sus rodillas y lo acaricia, así hará el Señor con nosotros y hace con nosotros. Éste es el torrente de ternura que nos da tanto consuelo. “Como a un niño a quien su madre consuela, así los consolaré yo” (v. 12-13). Todo cristiano, sobre todo nosotros, estamos llamados a ser portadores de este mensaje de esperanza que da serenidad y alegría: la consolación de Dios, su ternura para con todos. Pero sólo podremos ser portadores si nosotros experimentamos antes la alegría de ser consolados por Él, de ser amados por Él. ¡Esto es importante para que nuestra misión sea fecunda: sentir la consolación de Dios y transmitirla! Yo he encontrado algunas veces a personas consagradas que tienen miedo de la consolación de Dios, y pobres, pobres, se atormentan, porque tienen miedo de esta ternura de Dios. Pero no tengan miedo. No tengan miedo, el Señor es el Señor de la consolación, el Señor de la ternura. El Señor es Padre y Él dice que hará con nosotros como una mamá con su niño, con su ternura. No tengan miedo de la consolación del Señor. La invitación de Isaías ha de resonar en nuestro corazón: “Consolad, consolad a mi pueblo” (40,1), y convertirse en misión. Encontrar al Señor que nos consuela e ir a consolar al pueblo de Dios. Ésta es la misión. La gente de hoy tiene necesidad ciertamente de palabras, pero sobre todo tiene necesidad de que demos testimonio de la misericordia, la ternura del Señor, que enardece el corazón, despierta la esperanza, atrae hacia el bien. ¡La alegría de llevar la consolación de Dios!
2. El segundo punto de referencia de la misión es la cruz de Cristo. San Pablo, escribiendo a los Gálatas, dice: “Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo” (6,14). Y habla de las “marcas”, es decir, de las llagas de Cristo Crucificado, como el cuño, la señal distintiva de su existencia de Apóstol del Evangelio. En su ministerio, Pablo ha experimentado el sufrimiento, la debilidad y la derrota, pero también la alegría y la consolación. He aquí el misterio pascual de Jesús: misterio de muerte y resurrección. Y precisamente haberse dejado conformar con la muerte de Jesús ha hecho a San Pablo participar en su resurrección, en su victoria. En la hora de la oscuridad y de la prueba está ya presente y activa el alba de la luz y de la salvación. ¡El misterio pascual es el corazón palpitante de la misión de la Iglesia! Y si permanecemos dentro de este misterio, estamos a salvo tanto de una visión mundana y triunfalista de la misión, como del desánimo que puede nacer ante las pruebas y los fracasos. La fecundidad pastoral, la fecundidad del anuncio del Evangelio no procede ni del éxito ni del fracaso según los criterios de valoración humana, sino de conformarse con la lógica de la Cruz de Jesús, que es la lógica del salir de sí mismos y darse, la lógica del amor. Es la Cruz – siempre la Cruz con Cristo –, la que garantiza la fecundidad de nuestra misión. Y desde la Cruz, acto supremo de misericordia y de amor, renacemos como “criatura nueva” (Ga 6,15).
3. Finalmente, el tercer elemento: la oración. En el Evangelio hemos escuchado: “Rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies” (Lc 10,2). Los obreros para la mies no son elegidos mediante campañas publicitarias o llamadas al servicio de la generosidad, sino que son “elegidos” y “mandados” por Dios. Es Él quien elige, es Él quien manda, es Él quien envía, es Él quien da la misión. Por eso es importante la oración. La Iglesia, nos ha repetido Benedicto XVI, no es nuestra, sino de Dios; y cuántas veces nosotros los consagrad pensamos que es nuestra ¿eh? Hacemos lo que se nos ocurre... Pero no es nuestra, es de Dios, el campo a cultivar es suyo. Así pues, la misión es sobre todo gracia. La misión es gracia. Y si el apóstol es fruto de la oración, encontrará en ella la luz y la fuerza para su acción. En efecto, nuestra misión pierde su fecundidad, e incluso se apaga, en el mismo momento en que se interrumpe la conexión con la fuente, con el Señor.
Queridos seminaristas, queridas novicias y queridos novicios, queridos jóvenes en el camino vocacional. Uno de ustedes, uno de sus formadores, me decía el otro día, évangéliser on fait en genou, la evangelización se hace de rodillas, la evangelización se hace de rodillas. Escuchen bien: “La evangelización se hace de rodillas”, sean siempre hombres y mujeres de oración. ¡Sean siempre hombres y mujeres de oración! Sin la relación constante con Dios la misión se convierte en función. Pero que tú trabajes, como sastre, como cocinera, como sacerdote, ¿trabajas como sacerdote, trabajas como religiosa…? No. No es un oficio, es otra cosa. El riesgo del activismo, de confiar demasiado en las estructuras, está siempre al acecho. Si miramos a Jesús, vemos que la víspera de cada decisión y acontecimiento importante, se recogía en oración intensa y prolongada. Cultivemos la dimensión contemplativa, incluso en la vorágine de los compromisos más urgentes y acuciantes. Cuanto más les llame la misión a ir a las periferias existenciales, más unido ha de estar su corazón a Cristo, lleno de misericordia y de amor. ¡Aquí reside el secreto de la fecundidad pastoral, de la fecundidad de un discípulo del Señor!
Jesús manda a los suyos sin “talega, ni alforja, ni sandalias” (Lc 10,4). La difusión del Evangelio no está asegurada ni por el número de personas, ni por el prestigio de la institución, ni por la cantidad de recursos disponibles. Lo que cuenta es estar imbuidos del amor de Cristo, dejarse conducir por el Espíritu Santo, e injertar la propia vida en el árbol de la vida, que es la Cruz del Señor.
Queridos amigos y amigas, con gran confianza les pongo bajo la intercesión de María Santísima. Ella es la Madre que nos ayuda a tomar las decisiones definitivas con libertad, sin miedo. Que Ella los ayude a dar testimonio de la alegría de la consolación de Dios, sin tener miedo de la alegría, que Ella los ayude a conformarse con la lógica de amor de la Cruz, a crecer en una unión cada vez más intensa con el Señor en la oración. ¡Así su vida será rica y fecunda!

Encuentro de los seminaristas en Roma (III).




Permeados por el amor de Cristo para injertarse en el árbol de la vida que es la Cruz del Señor, el Papa a los jóvenes en el camino vocacional


i2013-07-07 Radio Vaticana

(RV).- (Con audio y video)  “Si la Iglesia es la Esposa de Cristo, en cierto sentido ustedes constituyen el momento del noviazgo, la primavera de la vocación, la estación del descubrimiento, de la prueba, de la formación. Y es una etapa muy bonita, en la que se ponen las bases para el futuro. ¡Gracias por haber venido!”. Con estas palabras el Papa Francisco dio la bienvenida a los son seminaristas, novicios, novicias y jóvenes que se encuentran en el camino vocacional, procedentes de todo el mundo para participar en la conclusión de su Jornada en el ámbito de las iniciativas del Año de la fe. A todos ellos el Obispo de Roma les recordó que ¡representan a la juventud de la Iglesia!
El Papa se refirió a la palabra de Dios que hoy nos habla de la misión. Y les dijo que la misión es la cruz de Cristo. El Santo Padre concluyó su homilía poniéndolos bajo la intercesión de María Santísima. Porque la Madre nos ayuda a tomar las decisiones definitivas con libertad y sin miedo. Y , en fin, pidió que Ella los ayude a dar testimonio de la alegría de la consolación de Dios, a conformarse con la lógica de amor de la Cruz, a crecer en una unión cada vez más intensa con el Señor.
(María Fernanda Bernasconi – RV).

sábado, 6 de julio de 2013

Encuentro de seminaristas en Roma II.

Tomado de Radio Vaticano.

Fiesta de Vocaciones con Papa Francisco



REFLEXIONES EN FRONTERA
jesuita Guillermo Ortiz

(RV).- (Con audio) RealAudioMP3 Se vivía un ambiente de verdadera fiesta juvenil con intensos y profundos testimonios, con exhortaciones y cantos, pero cuando entró Papa Francisco al aula Pablo VI repleta de seminaristas, novicios y novicias, estalló.

Sin embargo Francisco inició diciendo: Escuche que todos ustedes quieren dar la vida para siempre a Cristo. Uds. ahora aplauden y hacen fiesta porque están en luna miel ¿pero qué pasará después, en la cultura de lo provisorio? La cultura de lo provisorio es peligrosa porque uno no se juega la vida de una vez para siempre. Me hago sacerdote o religiosa por un tiempo… Esto no nos hace bien. Una elección definitiva es muy difícil hoy. Somos víctimas de esta cultura de lo provisorio. Quiero que Uds. se pregunten: ¿Cómo puedo ser libre de esta cultura de lo provisorio?
Tenemos que aprender a cerrar la puerta de nuestra celda interior. Un buen sacerdote le decía a la Virgen: Esta tarde Señora la promesa es sincera, pero por las dudas no dejas la llave afuera. Tenemos que aprender a cerrar la puerta desde adentro. Tomarse tiempo sí. Y cuando me siento seguro, en Jesús, cierro la puerta.

El Obispo de Roma dijo también, entre otras cosas: La palabra que quiero decirles es alegría, la alegría de la frescura, la alegría que da el Espíritu Santo; la alegría contagiosa de responder a la llamada de Jesús, viviendo la consagración que lleva a la fecundidad; a la paternidad y la maternidad. Esta es la belleza y la alegría de la consagración.

La fiesta de estos jóvenes continúa con la Eucaristía del domingo 7, en San Pedro, con Papa Francisco, en el Año de la Fe.

Encuentro de seminaristas en Roma.

Tomado de Noticiascancaonova.com

Viernes, 05 de julio 2013, 9:36 am

Empieza viaje de seminaristas y novicios en Roma


Desde la sala de redacción, a Radio Vaticano


Radio Vaticano


Vocación joven de 66 países participan en el día en Roma,
con ocasión del Año de la Fe

Comenzó el jueves 4 en Roma, la peregrinación de los seminaristas y novicios, promovido por el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización para el Año de la Fe. El evento titulado "Yo confío en ti", recoge seis mil hombres y mujeres jóvenes, diseñados a partir de 66 países. El sábado por la tarde, 6, los participantes se reunirán con el Papa en el Aula Pablo VI Francisco y asistir a la misa del domingo en la Basílica de San Pedro, presidida por el Santo Padre . El jueves, los participantes comenzaron la peregrinación a la tumba de San Pedro, de los jardines de Castel Sant'Angelo, a raíz de la Reconciliación Via, hasta el momento de la profesión de fe ante el Altar de la Confesión de la Basílica, con reflexiones del Cardenal Angelo Comastri. La ceremonia se celebró antes de la Basílica de la Sagrada. A la mañana del viernes se dedicó a la catequesis para los diferentes grupos lingüísticos, los cuales fueron recibidos en muchas iglesias en el centro histórico de Roma. La catequesis se habla en italiano, Inglés, francés, polaco, español, alemán y portugués. Por la tarde, está previsto que visite meditado algunos sitios sagrados que son reliquias de muchos santos que tienen una conexión especial con Roma y que representa un paso importante hacia una vocación, como Santa Mónica y San Agustín, Francisco de Asís, Santa Catalina de Siena, San Ignacio de Loyola, entre otros. Las actividades diurnas se llevará a cabo en la Plaza del Capitolio con una animada fiesta para Carlo Conti, junto con cantantes y Rosalia Misseri Giò di Tonno, acompañado de testimonios de seminaristas de Nigeria y los Estados Unidos y un novato italiano.

Primera Misa en el seminario del padre Daniel Araújo.

El lunes 1 de Julio, tuvimos la gracia de recibir al padre Daniel Araújo, ordenado sacerdote el presente año, quien vino a celebrar su primera Misa a nuestra casa, donde también él vivió sus años formativos.


Sin dudas fue una Misa muy emotiva, en la que se destacó la homilía del padre Daniel, quien nos compartió con alegría lo que ha vivido en este tiempo, y nos aconsejó a partir de su experiencia formativa en el seminario.

Además, en la Eucaristía, contamos con la participación de la comunidad de san Pablo, que año a año, viene a celebrar y agradecer al Señor las gracias recibidas y el tiempo que compartieron en esta casa.

Agracemos a Dios los dones que ha derramado sobre el padre Daniel y la comunidad de san Pablo, y continuamos perseverantes en la oración por todos los pastores de la Iglesia.

Para ver más imágenes haga click aquí.

Transmisión de la Misa del Papa en el encuentro de seminaristas.

Tomado de ACI Prensa


ACI Prensa transmitirá Misa del Papa con seminaristas, novicios y novicias

Papa Francisco
Papa Francisco
REDACCIÓN CENTRAL, 05 Jul. 13 / 05:31 pm (ACI).- Este domingo 7 de julio, gracias a la señal de EWTN, el canal católico de televisión más grande del mundo, ACI Prensa transmitirá la Misa que celebrará el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro, al concluir la Jornada de los seminaristas, novicios, novicias y de todos los que están en camino vocacional.
El evento, que se enmarca dentro del Año de la Fe, ha constituido un encuentro de jóvenes, hombres y mujeres, de diversos continentes, que están respondiendo al llamado vocacional.
La Santa Misa podrá ser vista en vivo a través del sitio web de ACI Prensa en Roma (Italia) y Madrid (España) desde las 9:30 a.m.
En Miami (Estados Unidos), la Eucaristía se transmitirá desde las 3:30 a.m., mientras que en México, Lima (Perú) y Bogotá (Colombia), se podrá verla desde las 2:30 a.m.
Las repeticiones estarán disponibles desde las 6:00 p.m. para Miami y desde las 5:00 p.m. para México, Lima y Bogotá.
En Roma y Madrid se podrá ver la repetición de la Misa del Santo Padre junto a los seminaristas, novicios y novicias a partir de las 12 a.m. del 8 de julio.

Transmisión en directo del Encuentro de seminaristas en Roma.



Compartimos un enlace que estará disponible sólo durante la transmisión del encuentro del Papa con los seminaristas.

Haga click aquí. Canal Vaticano

jueves, 4 de julio de 2013

Noticias de nuestros seminaristas en Roma.


Según nos informó en breves líneas nuestro seminarista Mauricio Cabral, con algunos contratiempos y corridas han llegado bien a Roma, donde ya se encuentran integrados y rezando en italiano.
Envían saludos a todos.
Seguimos rezando por ellos, para que este encuentro mundial sea una oportunidad para fortalecer la fe y seguir creciendo en la respuesta a la vocación que el Señor nos regaló.

miércoles, 3 de julio de 2013

Bicentenario del nacimiento de nuestro fundador, Mons. Jacinto Vera.

Tomado del tríptico publicado en la página de la CEU.

Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera.

Nació el 3 de julio de 1813 en el Océano Atlántico, frente a las costas de Brasil, cuando su familia se dirigía al Uruguay desde las Islas Canarias. De joven trabajó en el campo con los suyos, en Maldonado y en Toledo. Descubrió su vocación haciendo ejercicios espirituales en Montevideo. Incorporado al ejército fue licenciado por el Presidente Constitucional, para que pudiera continuar sus estudios sacerdotales. Celebró su primera Misa el 6 de junio de 1841 en Buenos Aires. Teniente Cura y luego Párroco de la Villa de Guadalupe de Canelones durante 17 años. Fue nombrado Vicario Apostólico del Uruguay el 4 de octubre de 1859; consagrado Obispo en la Iglesia Matriz de Montevideo el 16 de julio de 1865.
Participó del Concilio Vaticano I en 1870. Primer Obispo de Montevideo desde el 13 de julio de 1878. Apóstol de la ciudad y la campaña, recorrió todo el Uruguay. Socorrió a los heridos de las guerras civiles y encabezó misiones de paz. Padre de los pobres, amigo de sus sacerdotes, promotor del laicado. Promovió la educación y la prensa católica.
Fundó el Seminario para la formación del clero nacional, confiándolo a la Compañía de Jesús.
Protector de numerosas Congregaciones religiosas que él mismo procuró que vinieran a nuestra tierra. Patriarca de nuestra Iglesia, defensor de sus derechos. Hombre de Dios, amado por el pueblo.
Murió santamente, durante una misión que realizaba en Pan de Azúcar, el 6 de mayo de 1881.
Junto a su tumba, en la Catedral de Montevideo, rezó el Beato Papa Juan Pablo II.

La prensa de San José publica la participación de Damián Legelén en el encuentro de Roma.

Tomado de Primerahora.com.uy

AÑO DE LA FE
Seminarista de San José participará en encuentro internacional en Roma
02.07.2013 El seminarista de San José, Damián Legelén, participará en Roma de una jornada vocacional internacional. La actividad se cumplirá entre el jueves 4 y el domingo 7 de julio en el marco del programa por el Año de la Fe.
Primera Hora
La Diócesis informó que se trata de jornadas donde participarán los seminaristas, novicios y novicias de institutos y congregaciones religiosos.
Legelén se encuentra en su último año de formación en el Seminario Mayor Interdiocesano Cristo Rey de Montevideo. Tiene 28 años y es oriundo de Villa Rodríguez. Asistirá acompañado por el seminarista Mauricio Cabral de la Arquidiócesis de Montevideo. Ambos fueron elegidos por sus compañeros para representarlos en este evento.
Las jornadas incluyen testimonios, catequesis, tiempo de formación orientado por obispos y sacerdotes formadores de distintos países. Destaca la misa que presidirá el Papa Francisco en la plaza de San Pedro el domingo 7.
La peregrinación a la tumba de Pedro comenzará el jueves. Durante la primera jornada se prevé una visita a Roma, una reunión de los participantes en los jardines de Castel Sant’Angelo y la peregrinación a pie hasta el sepulcro del Apóstol Pedro.
El viernes será la catequesis sobre la vocación en la enseñanza del Concilio Vaticano II con una celebración eucarística y la fiesta internacional en Piazza del Campidoglio.
El sábado se cumplirá con el sacramento de la penitencia y habrá un encuentro de los rectores de los Seminarios Diocesanos y de los testigos vocacionales.
Legelén será recibido en la casa del Movimiento de los Focolares en Loppiano. Luego, peregrinará a Asís, donde se encuentra la tumba y el santuario dedicado a San Francisco y el centro de su principal obra, los Franciscanos. Su regreso a Uruguay está previsto para el 11 de julio.

martes, 2 de julio de 2013

Seminaristas y novicias invaden Roma por encuentro de vocaciones

Luego de un retraso de tres horas por medidas gremiales, nuestros hermanos, Mauricio y Damián ya se encuentran en viaje hacia Roma. 

Tomado de ACI PRENSA
 
Seminaristas y novicias invaden Roma por encuentro de vocaciones
ROMA, 01 Jul. 13 / 10:20 pm (ACI/EWTN Noticias).- Esta semana más de seis mil jóvenes que se preparan para la vida religiosa llegarán a Roma con motivo de la “Jornada de los seminaristas, novicios, novicias y de los todos los que están en camino vocacional”, que se celebra del 4 al 7 de julio.

El Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, y responsable del Año de la Fe, Mons. Rino Fisichella, explicó esta mañana a los periodistas que el encuentro pretende ser una respuesta de la Iglesia a la llamada vocacional de hombres y mujeres de todo el mundo, y será la ocasión para celebrar y testimoniar con alegría el grande valor del servicio a la Iglesia para la nueva evangelización.

El evento se realiza  bajo el lema “¡Me fío de ti!” y forma parte de los eventos del Año de la Fe.

Los jóvenes proceden de 66 países y podrán profundizar su relación personal con Jesucristo y ser testigos, para ellos y para el mundo entero, de la grande alegría que nace del confiarse “en las manos de un amor que se experimenta siempre más grande porque tiene su origen en Dios”.

En este sentido, el Prelado señaló que la Iglesia “espera mucho de la generosidad de los muchos jóvenes que sienten la llamada”, y “quiere mostrar la belleza de seguir a Cristo en el servicio a la Iglesia mediante un compromiso que dura toda la vida y que llena de sentido la existencia personal”.

“Esperamos que de estas jornadas tan intensas de oración, reflexión, amistad, canto y alegría, se pueda desarrollar en todos a partir de los participantes, el verdadero sentido de participación activa y fecunda a la vida de la Iglesia”, dijo.

Los peregrinos llegan a Roma incluso de regiones como Papúa Nueva Guinea, las Islas Salomón, China, Japón, Vietnam, Zimbabwe, Tanzania, o Uruguay, y presentarán vocación así como “la de otros tantos miles y miles de jóvenes”, que les acompañará con la oración desde otras partes del mundo.

Mons. Fisichella, acompañado por el secretario de su dicasterio, Mons. José Octavio Ruiz Arenas, y el subsecretario, Mons. Graham Bell,indicó que el próximo jueves 4 de julio los peregrinos en procesión partirán desde los jardines del Castel Sant’Angelo y atravesarán la vía de la Conciliazione para llegar al atrio de la basílica de San Pedro.

El viernes 5 por la mañana, los jóvenes se repartirán por las diversas iglesias del centro histórico de Roma para recibir una catequesis, y por la tarde se dirigirán a algunos de los muchos puntos de Roma que conservan las reliquias de los santos que derramaron su sangre a causa de su fe.

El sábado por la mañana los seminaristas y novicias participarán en la celebración del Sacramento de la Reconciliación y a la adoración Eucarística, y la tarde, en el Aula Pablo VI del Vaticano, se celebrará un momento de oración con la reflexión dictada por el Cardenal M. Piacenza, Prefecto de la Congregación para el Clero.

El último día, domingo 7 de julio, el Papa celebrará la Santa Misa para ellos, y todos juntos rezarán al mediodía la oración mariana del Ángelus.