De nuestros estatutos.

El Seminario Mayor Interdiocesano "Cristo Rey", situado en Montevideo, Uruguay, es una comunidad humana, eclesial y educativa a la que la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) le ha confiado la tarea de formar a los futuros pastores del pueblo de Dios (cf. PDV 60-61; OT 4).
Fue erigido el 21 de febrero de 1880 por el Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, primer Obispo del Uruguay.
La finalidad de este Seminario es la formación integral de los futuros pastores de las Iglesias locales del país.

martes, 8 de abril de 2014

Testimonio del seminarista Nicolás Varela sobre su experiencia y compartir repartiendo comida a los más necesitados.


Como comunidad, nos hemos comprometido a vivir este tiempo de Cuaresma con intensidad. Por eso hemos querido hacer unos cuantos gestos de solidaridad, de servicio y de entrega hacia los demás.

Uno de los gestos que nos propusimos fue el de ir al encuentro  del más necesitado, es por eso que decidimos acercarnos a la realidad que viven nuestros hermanos que se encuentran en situación de calle.  

Algunos de nuestros hermanos seminaristas vieron la posibilidad de juntarnos con algunos grupos que salen a repartir comida por las calles de Montevideo, lo que nos pareció una gran oportunidad para compartir esta gran experiencia.

Comenzamos a contactarnos con los grupos solidarios que reparten comida en las noches, dividiéndonos  en dos grupos de seminaristas, uno de ellos con destino al Grupo Sales, quienes se reúnen en La Parroquia de Belén y el otro con destino al grupo Luceros, que salen desde la comunidad de los Carmelitas del prado.

Del grupo Sales nos contactamos con Ramón y Raúl, quienes  participan activamente de esta gran obra de solidaridad, y  quienes recibieron la propuesta con entusiasmo y alegría, dada la oportunidad de compartir este gran momento solidario.

Este grupo (Sales), es un grupo abierto a todo tipo de creencias, en el que se recibe a todo aquel que quiera y sienta la necesidad de amar, a todos los corazones de buena voluntad. En el mismo, jóvenes y adultos se reúnen cada miércoles  a vivir ese “ser solidario”.

Un miércoles de noche, nos dirigimos con varios seminaristas a prestar nuestro servicio con este cálido y solidario grupo… estaba en nosotros la expectativa de lo que nos íbamos a encontrar  y de como Dios se nos iba a manifestar.

Llegando a la Parroquia de Belén nos da la bienvenida el padre Elizaga, cura párroco, quien nos alentó a seguir en este caminar con alegría y con espíritu de servicio. Luego, pasamos al templo a rezar y preparar el corazón para dar de nosotros lo mejor. Guitarra en mano, oración de por medio y recibiendo el Cuerpo de Cristo, nos disponíamos con mucha alegría. 

Con una gran olla cargada de un rico guiso, partimos acompañados de grandes amigos y amigas de la solidaridad.

En una caravana de autos que llamaba la atención a las personas que circulaban, salimos en la búsqueda de esos “cristos necesitados”.

Encontramos muchos rostros donde se reflejaba hambre, no solo de alimento sino también de ser escuchados y de Dios.

Repartíamos cada plato cargado de amor y acompañado de una palabra de aliento y de escucha… paramos en diversos lugares donde una importante cantidad de personas nos esperaba con sus ollas en la mano…sirviendo siempre con una sonrisa, pues se despertaba en nosotros esa alegría de servicio. También compartíamos con ellos una pequeña oración, donde se los invitaba a rezar y a pedirle a Dios aquellas necesidades del corazón.

Nos hemos encontrado con realidades muy fuertes, como por ejemplo, ver a jóvenes en situación de droga… veíamos en ellos esa mirada perdida y sin rumbo que necesita ser atendida.

Esta experiencia fue una escuela en donde cada uno de nosotros nos hemos llevado una enseñanza acompañada de esas ganas de servir y de seguir caminando.

Queremos agradecerle a Dios primero, por permitirnos vivir esta experiencia de vida que alimenta el alma, también agradecer al grupo Sales por abrirnos sus puertas y poder compartir con ellos esta experiencia que viven cada miércoles, y agradecerle a aquellos que se solidarizan con nuestros hermanos sufrientes y abandonados de nuestra sociedad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.